Sinceramente no sé cuanto tiempo voy llevando con el nuevo audífono..

Sigo descubriendo sonidos nuevos, al mismo tiempo, adaptándome a todo. Y cada vez más me maravillo con el programa teléfono por lo cual no me quito más el audífono para oír a la persona que está en el otro lado del tubo. Aunque debo confesar que aún me abruma oír el entorno mientras hablo por teléfono.

También me han dicho que cambié mucho mi timbre, es decir, el sonido de mi voz. Realmente no me doy cuenta de ello porque no lo noto.

Voy tolerando estar en los lugares ruidosos, mis amistades felices.

Lo que sí debo confesar que hay momentos que me cuelgo por estar prestando atención a los sonidos que antes no lo oía y no percato que me están hablando o me han dicho algo.

Es difícil explicar lo que voy descubriendo, sintiendo…

Hay que darle tiempo al tiempo..

Anuncios