Después de toda la situación que viví, me preguntaron cómo hiciste en el trabajo?

Creo que no hubo muchos cambios pero sí noté que están más atentos, al mismo tiempo, preocupados  si hablan bien o no,ya que, estoy tratando de volver a leer los labios, mejor dicho, el labiolectura.

Lo fui perdiendo al comenzar a utilizar el audífono digital, después de 20 años de usar el audifono analógico.( recuerden que dejé de usar a mis 23 años el analógico- tengo 31 años)

Recuerdo claramente que todos se enteraron en el trabajo excepto algunos que vieron mi Facebook Personal que había publicado que había pasado.

Me preguntaron como hacemos? Me escuchas bien? Que sucedió?

Les dije que escucho bien de cerca, ya que el audífono que me prestaron lo calibraron al máximo que tenía pero aún los oigo muy bajo, es cuestión de un tiempo hasta que tenga mi audífono analógico. De lejos, no oigo nada de nada.

Al terminar de explicar, hago mi trabajo como venía haciendolo siempre.

Sucedió una situación bastante graciosa:

Salgo con las causas que tenía que llevar al  Juzgado de Menores y cuando ya estaba por la mitad de la cuadra caminando, siento la mano en mi espalda. Me doy vuelta y era mi compañero del trabajo. Frena un segundo, trata de recuperar aire y me dice: Perdón, me había olvidado de lo que pasó, me decís que causas te estás llevando?

Obviamente nos reímos, el día siguió su curso normal.

En esta semana mis compañeros hacen lo mejor que pueden, me bancan en muchas cosas como la atención al público que hay personas que no modulan bien o pasar un fax a tal lugar, etcétera.

En esta situación, nos adaptamos como podemos, no hay un manual de como se hace tal cosa ó como actuar ante tal situación. Nos vamos aprendiendo mutuamente.

Lucas, uno de mis compañeros me dice que debí haberme sentado con ellos a comer en vez de estar sola en la cocina y le expliqué que preferí hacerlo sola porque al estar ahí alrededor de muchos ruidos y oírlos me costaría mucho, además no quiero responder algo que no es lo que me estás preguntando.

Porque dije eso?

La mayoría de nosotros asumimos que nos han preguntado cosas cuando en realidad nos están diciendo otras cosas, veamos esta conversación típica en nuestras vidas cotidianas:

Conversación 1

– Che que viste en el cine?

– Comí milanesas de pollo.

Conversación 2

– Dónde queda la parada del colectivo 571?

– La parada del 531 tiene en corrientes y alberti.

– No, 571

– Ah, 571, gascon y buenos aires.

Esta conversación me pasó a mí!!!!

Simplemente hay que adaptarnos…aunque nos cueste pero aprendemos.

Anuncios